13 mar. 2011

El Mundo, Joan Vich

Artículo prensa por Joan Vich, 2011




Más sorprendente ha sido la noticia del retorno de La Puta Opepé, y además en la gloriosa formación de sus años más dorados, los de Raggaflá y Los Cuñaos del Fonk: Hermano L, Paddy Paquito, Mr. Beat, Biyi y Don Manolo.

En los años 90 fueron una rara avis en el hip-hop nacional, pioneros en mil estilos y francotiradores siempre a su bola. Aventurados, gamberros, experimentales; respetuosos con la vieja escuela pero dispuestos a probar nuevos sonidos, nuevos ritmos, nuevas formas de decir el rap.

No dejaron ningún legado visible tras su separación, porque era imposible que nadie mantuviese viva la brillante y roja llama que tan bien sabían encender. No ha habido nadie como ellos, nadie se ha atrevido a ir por delante musicalmente y a la vez divertir a su público (¿quizás algunos momentos de Tote King?) y por eso se les echa mucho de menos. Y por eso mismo es tan buena noticia que vuelvan.

Por ahora solo han confirmado su actuación en el festival Viña Rock, pero es de esperar que pronto podamos hablar desde aquí de un concierto de la OPP en su tierra, para que su posse original pueda volver a gritar: ¡Mallorca es fonky!